Tras 21 meses inactivo, el velocista volvió en Tenerife con un 400 en 45.96, su marca personal, que confirma que está en plena forma. Un grito de emoción y un

Comp.